¿Qué más da todo lo de Boston?


“Qué más da que la gente viene y va (…) qué más da que este mundo esté al revés…”, decía David Bisbal en una de sus populares canciones.

¿Qué más da? ¿Qué más da un atentado terrorista? ¿Qué más da que hayan muerto tres personas y hubiera más de 140 heridos? ¿Qué más da? Si eso fue allá… ¿Qué más dan los meses de entrenamiento, madrugadas, ayuno, esfuerzo, constancia e ilusión de los atletas que perdieron su sueño de llegar a la meta por las detonaciones o que llegaron pero en medio de la desesperación?

¿Qué más da si este mundo está perdido? ¿Qué más da?

Resulta que todo lo anterior sí da algo más: dolor, angustia, sufrimiento, duelo, incertidumbre, preocupación, inseguridad y miedo.

Parte de los heridos que se encontraban cerca del lugar de la detonación.

Parte de los heridos que se encontraban cerca del lugar de la detonación.

El lunes anterior me enteré sobre el atentado mientras estaba en el entrenamiento de atletismo, había pasado toda la tarde desinformado y cuando me entero, en medio de la incredulidad, me pongo a correr, pensando que justamente eso hacían quienes habían visto arruinada su meta por las explosiones (de las cuales no había visto nada hasta ese momento). Llegar a mi casa y ver los vídeos que circulaban en Internet me dejó impresionado, como a todos, y con muchas preguntas en mi cabeza que hasta ahora no pude responder con la razón.

Todos vimos la historia del niño de 8 años que murió en el atentado, su hermana perdió una pierna y su mamá luchaba por su vida. De esta familia de cuatro personas quedó un esposo y padre quien, después de haber vivido un sueño hecho realidad, vivió también una pesadilla que parecía no ser real. Este hombre pasó de un sentimiento de gloria, satisfacción y agradecimiento a otro de impresión, desconsuelo y preguntas. O, por lo menos, así lo imagino yo. Sé que esa familia era católica, pues trascendió que el niño acababa de hacer su primera comunión. ¿Qué habrá sentido este hombre al ver lo que vio? ¿Puede una persona confiar en Dios en un momento así? Son dos preguntas que no puedo responderme, porque no sé cuál era la manera de vivir la fe de este señor, pero le planteo esas mismas preguntas a usted. ¿Qué habría sentido? ¿Habría podido confiar? De ahí intuyo la necesidad de construir la fe día a día, porque no va a aparecer por arte de magia cuando la necesitemos.

Miles de corredores alrededor del mundo subieron fotos de sus grupos, o

Miles de corredores salieron a correr en honor de las víctimas mortales y heridos del atentado. La consigna  fue "Run for Boston"
Miles de corredores salieron a correr en honor de las víctimas mortales y heridos del atentado. La consigna fue “Run for Boston”

de ellos solos, corriendo el miércoles en honor a las víctimas de los atentados, el hashtag #runforBoston cobró relevancia en Twitter ese día, en el que muchos encontraron que la mejor manera de rendir honor a las víctimas era no rendirse ante el miedo, ponerse las tenis y seguir adelante.

Cuando trascendieron la fotografías de los sospechosos yo sentí que todo estaba tomando forma, también tuve tristeza por esos hombres, porque uno no puede contemplar una razón para hacer algo como lo que hicieron, la palabra “perdón” parecía no tener cabida en esa situación.

No fue sino hasta el viernes en la mañana que la palabra apareció en el panorama, cuando el avergonzado tío de los jóvenes habló ante los medios calificando a sus sobrinos como “perdedores” (en reiteradas ocasiones) e intentando recuperar el honor de una familia en la que aparecía la mácula del terrorismo como motivo de deshonra.

Diecinueve años tenía el menor de los hermanos Tsarnaev, sospechosos de la autoría del atentado, y a esa edad todo por delante parece tener forma de cárcel o muerte. Después de 24 horas como prófugo de la justicia el joven fue encontrado por la policía. El sábado amaneció grave en el hospital. “¿Será posible que no haya quien pague por este atentado?”, escuché decir a muchas personas; pues uno ya pagó con su vida y el otro está grave en un hospital en Massachusetts luchando por una que parece estar destinada al encierro ¿no parece esa una lucha sin sentido? Muerte o cárcel ¿qué es mejor? La elección quedó fuera de las manos del muchacho.

Con una historia impactante este costarricense se conviritó en un héroe de la vida real por su ayuda inmediata a las primeras víctimas.

Con una historia impactante este costarricense se conviritó en un héroe de la vida real por su ayuda inmediata a las primeras víctimas.

Las implicaciones del terrorismo en la sociedad estadounidense trascienden la violencia y las víctimas mortales. La reforma migratoria que se estudiaba en el Senado de Estados Unidos, según varios analistas, estaría sufriendo contratiempos en su aprobación debido a que los sospechosos son de procedencia chechena. La realidad de la sociedad de hoy es que unos con poder y otros sin el mismo quieren demostrar que pueden dar más.

Este hecho de Boston sucede cuando las noticias del conflicto coreano hablan de querer entrar en un diálogo para pactar sobre todo menos sobre el desarrollo del programa nuclear. El joven Kim Jong-un quiere demostrar su liderazgo obteniendo el orgullo de haber vecino a Corea del Sur. ¿Por qué toco este tema? Porque el poder en manos inseguras e incapaces es como un arma mortal. El poder lo tenemos todos.

Cualquiera pudo haber utilizado su olla de presión y armar una bomba casera, pero sólo estos dos jóvenes, por razones que no podemos explicarnos por ahora, lo hicieron. El poder de las decisiones es grande, pero pocos pueden llevar con madurez ese poder.

Sé que es trillado decir esto, pero ojalá lo común de la siguiente frase no haya hecho que no se detenga a pensar en su contenido cada vez que la lee o escucha: “Si usarán todo ese poder para el bien…”.

Pues sí, todo sería diferente.

El presidente Obama hablando sobre los atentados en Boston.

El presidente Obama hablando sobre los atentados en Boston.

En la lucha de poderes de nuestros días las soluciones parecen estar escondidas, con miedo a salir o simplemente permaneciendo inmóviles y como testigos omniscientes de lo que sucede. Pero esas soluciones han hablado, se han presentado y han sido escuchadas, pero no les dieron el valor que merecían, fueron los mismos que buscan una respuesta a las preguntas quienes no las aceptaron.

¿Qué más da? Da mucho, da pena ver que en nuestros días pocos tienen el valor de dar el ejemplo y callan cuando otros habrían necesitado escucharles.

Anuncios

4 pensamientos en “¿Qué más da todo lo de Boston?

  1. Te felicito por este editorial, esta escrito por una persona muy Profecional . Cuando vamos a poder leer estos EDITORIALES tan buenos en LA Nación”

  2. Muy buen artículo Jovel, de veras que tenes una gran carrera ´por delante. Felicidades y mándanos todos tus escritos, pues son realmente interesantes. Saludos. Tia Viria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s